perfil 2

Hola, soy Javier Gaite, coach financiero e inversor bursátil.

Mi actividad se centra en transformar la vida económica de las personas para que puedan conseguir los objetivos vitales que luchan por alcanzar. 

Puesto que el mundo del dinero está lleno de charlatanes, quiero aclararte primero que no es mi intención darte fórmulas mágicas para alcanzar la riqueza.

Tampoco se encuentra entre mis objetivos enseñarte a ganar grandes sumas de dinero en el menor tiempo posible, pues ni yo mismo soy capaz de hacerlo, ni lo considero necesario.

Mi objetivo fundamental es enseñarte el camino que yo mismo estoy siguiendo para prosperar financieramente y hacer que el dinero deje de ser un problema.

Si quieres saber más sobre mi te invito a seguir leyendo.

 

Conciencia y despertar

Corría el año 2002 cuando se me planteo por primera vez el dilema que a todos se nos presenta cuando somos jóvenes: la necesidad de elegir hacia donde dirigirnos profesionalmente en nuestra vida.

La idea, como siempre, era estudiar y obtener títulos para poder conseguir un buen empleo y prosperar en la vida, pues es lo que se supone que hay que hacer para ser una persona de provecho.

Sin embargo, yo no lo tenía tan claro; además, por entonces no tenía ni idea de que es lo que quería hacer, a si que a lo largo de esos años estudie de todo: oposiciones, secretariado, nutrición, etc.

Afortunadamente, al poco de haber terminado ese periplo, empecé a entrar en contacto con la educación financiera, momento que considero como el inicio de mi despertar personal.

El tipo de conocimientos que se imparten mediante la educación financiera me hicieron ser consciente de que estaba siguiendo el camino trillado que (casi) todo el mundo toma, un camino que sólo lleva a vivir en la mediocridad económica, con muchas limitaciones y con una ausencia de un verdadero sentido de la vida.

Estos temas me abrieron los ojos sobre las relaciones que existen entre el dinero y el trabajo y las escasas posibilidades de prosperar económicamente que uno tiene si se limita a trabajar y a vivir como los demás.

Mark Twain tenía mucha razón al decir:

Siempre que te descubras en el lado de la mayoría es hora de detenerse a reflexionar 

Ahora, me duele y me siento muy identificado cuando oigo a jóvenes decir que van a estudiar algo porque tiene salidas o porque está bien pagado.

Chicos y chicas que ignoran por completo que aquello que estudien o el sueldo que tengan en su actual o futuro trabajo, no será relevante para prosperar económicamente en su vida; que lo verdaderamente importante para mejorar en ese aspecto será su capacidad para gestionar adecuadamente el dinero que pase por sus manos.

Por esta razón, ayudo ahora a otras personas, que como yo, se creyeron el cuento de que tener un título y un buen empleo las haría prosperar económicamente en la vida.

Si pudiese borrar todos los errores de mi pasado, estaría borrando toda la sabiduría de mi presente. (Anónimo)

 

¿Qué concepto tengo sobre la prosperidad económica?

Para mi, prosperar económicamente no consiste en tener una nómina a fin de mes (empleados) o unos ingresos mensuales variables (emprendedores); con eso conseguirás “ir tirando”, pero no prosperar económicamente.

Para mi, el verdadero significado de la prosperidad económica está en consonancia con la libertad y el tiempo libre que uno dispone a lo largo de su vida para poder hacer las cosas que realmente valora

¿De qué nos sirve tener dinero si somos esclavos de un trabajo que no nos deja tiempo para disfrutar de la vida?

La mayoría de la gente se pasa 8 horas al día trabajando por dinero, viven al día y no suelen proyectar planes para mejorar su economía, pues piensan que la mejora económica depende de los aumentos de sueldo, de los golpe de suerte (Lotería) o de lo que haga o deje de hacer el Estado.

Si a esto le añadimos, el hecho de que la mayoría de las personas gastan mucho, ahorran mal e ignoran por completo que el dinero también puede trabajar para ellas, encontraremos la razón de los problemas económicos y la sinrazón de tener que trabajar durante toda la vida por dinero.

Sin embargo, cuando una persona sabe gestionar bien su dinero, gasta lo necesario, ahorra de forma inteligente y hace que el dinero empiece a trabajar para ella, puede liberar tiempo de trabajo y empezar a hacer las cosas que realmente le gustan en la vida.

Esa es para mi la verdadera prosperidad económica.

¿Crees que esto no es posible?

La gente que dice que no se puede hacer no debería interrumpir a quienes lo están haciendo. (Thomas Alva Edison)

 

Tomando las riendas de mi vida

Poca gente sabe que las personas ricas lo son por sus circunstancias internas: por sus pensamientos, acciones y grado de educación financiera, y no por la situación y circunstancias socioeconómicas que las rodean.

Desgraciadamente el sistema, tal y como está montado, nos priva de educación financiera. Nadie nos enseñó en la escuela a gestionar nuestro dinero, principalmente porque eso va en contra de los intereses del Estado, que quiere individuos dóciles y obedientes que no alteren el orden financiero establecido.

Henry Ford lo explico muy bien en su famosa cita:

Si la gente supiera como funciona el sistema financiero y la banca, habría una revolución antes del amanecer

Posiblemente, fuese todo este panorama lo que me hizo desarrollar una tendencia natural a ir en contra del status quo, lo cual no implica ser antisistema, pero tampoco adaptarse al sistema, sino adaptar el sistema a mi, tomar yo mismo las riendas de mi vida y no esperar a que otras personas las tomen por mi

En su momento tuve que debatir mis propias creencias acerca del dinero y el trabajo, creencias limitantes que la sociedad trata de inculcarnos a todos, pero que desgraciadamente destruyen nuestra capacidad para crear riqueza.

Por eso, siempre animo a todo el mundo a que cuestione todo lo que se dice que no es posible conseguir en relación con el dinero y que adquiera conocimientos para mejorar su vida económica, pues es la única manera de vivir una vida plena alejada de la esclavitud derivada del supuesto Estado del “bienestar” que el propio Estado nos ha vendido como la gran panacea de la Era Moderna.

Si de verdad crees que esto no es posible, te animo a revisar tus creencias.

Tu tiempo es limitado, no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu voz interior. Y lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. (Steve Jobs)

 

Mi formación

Imagen 2

Con mis mentores, Dimitri Uralov y Miquel Baixas

En estos últimos años he huido de la “titulitis pomposa” y de la formación convencional, ya que sus beneficios no se ajustaban a los conocimientos y al estilo de vida que yo andaba buscando.

Siempre he pensado que la formación académica, por sí misma, no es garantía de nada, aunque por supuesto no la minusvaloro; pero lo que sí he podido comprobar con mucha frecuencia, es que muchas personas con carrera tienen muy poca idea de aquello en lo que deberían ser expertas y que muchas otras, sin esa supuesta formación académica pero con verdadera pasión, superan en conocimiento a las primeras.

Mi objetivo en mi formación ha sido siempre buscar un conocimiento que me hiciese libre y dueño de mi mismo, porque a pesar de lo que nos decían en la escuela, no todo el conocimiento nos hace libres; ¡la de licenciados y doctorados que habrá en el mundo con problemas económicos!.

Requisito imprescindible ha sido también que ese conocimiento no estuviese sesgado por el sector bancario (cuyos intereses difieren a los de sus propios clientes), y además, fuera impartido por auténticos profesionales del coaching financiero, y no por profesores que se dedican a impartir enseñanza convencional en finanzas (muy sesgada por el sector de la banca) y que carecen de la experiencia de trabajar con personas en el mundo real.

En la búsqueda de ese conocimiento, he tenido la oportunidad de contar con grandes mentores y excelentes personas, como el coach financiero Dimitri Uralov y el empresario Miquel Baixas, que me han guiado con grandes dosis de conocimiento, humanidad y sentido común en un camino lleno de falsos gurús que prometen alcanzar la riqueza en un corto espacio de tiempo.

Continuo formándome y lo seguiré haciendo durante toda mi vida, porque creo que es la mejor forma de llegar alcanzar el máximo grado de conocimiento y ponerlo al servicio de la libertad y la felicidad de las personas.

La principal razón por la cual las personas luchan financieramente, es porque han pasado años en los colegios pero no aprendieron nada acerca del dinero. El resultado es que aprenden a trabajar por el dinero, pero nunca aprendieron a tener el dinero trabajando para ellos. (Robert Kiyosaki)

 

¿En qué puedo ayudarte?

Si quieres saber más sobre mi trabajo y entender en qué puedo ayudarte visita esta página.

Te invito a unirte también a mis grupos sociales para que puedas beneficiarte de más contenidos adicionales: